Las actividades y comportamientos de las personalidades humanista y rasgo egocéntrico y sus resultados en cuanto el poder y el dinero

Las personalidades que más sobresalen en las estructuras de las sociedades organizadas es la personalidad egocéntrica y la personalidad con el rasgo humanista, muchas veces se le denomina como las ideas del conservadurismo derechista en el primero y el dogmatismo izquierdistas en el segundo caso. Cada uno de estos rasgos de personalidad crea su modelo de comportamiento basado en sus valores culturales, sus hábitos y muchas veces involucran también sus creencias religiosas. Ambas personalidades tienen vicios y virtudes que pueden ser beneficiosos y pueden ser perjudiciales para una sociedad. Muchas veces ciertas virtudes pueden convertirse en peligro para la existencia humana, cuando no existe alguna instancia que los controle y que ponga un equilibrio. Aquí analizaremos dichas virtudes, los defectos, vicios y las visiones de mundo que pretenden forjar cada una de estas personalidades ideales. Las virtudes y los defectos del egocéntrico son más conocidas, porque esta personalidad sobresale por ser de características intrépida, porque comenta y se jacta de los resultados que obtiene. Cuando hablo de resultados, me refiero a los objetivos en la vida, ya sea, de conquista en lo económicos en lo sentimental o en cuanto al poder que este obtiene mediante sus motivaciones, comportamientos y actividades. Una de las principales metas del egocéntrico es poder saciar su ego para alcanzar o mantenerse en la cima del poder. El egocéntrico lleva plasmada en su personalidad otros atributos elementales para conformar esta personalidad que son: la avaricia, la intrepidez, la codicia, la agresividad, la mentira, la tergiversación de las informaciones y el delirio de grandeza, eso que los hace creer que son dueño y señores del planeta y que quieren dominar y reprimir a las demás culturas, sobre todo aquellas culturas con sabiduría que pretende hacer las cosas diferentes al sistema creado y organizado por un puñado de egocéntricos. La cultura que crean los egocéntricos es una cultura agresiva que está en constante búsqueda por enemigos, cuando no encuentra enemigos, entonces inventa enemistades, hace que los miembros de una sociedad se divida en buenos y malos, adivine quienes son los buenos, pues los que comulgan con los principios y del egocéntrico. Los incautos caen fácilmente en las artimañas que inventa el egocéntrico. Dado que éste atemoriza a los incautos para que se revelen en contra el supuesto enemigo del egocéntrico, una vez que los incautos destruyen sus bienes mediante una guerra, entonces se presenta el egocéntrico como el salvador de tal nación, de esa manera, se apodera de la nación de los incautos que ahora pasan a ser dominados y dependiente del poder de los egocéntricos. La virtud más sobresaliente de la personalidad egocéntrica es que ésta posee la habilidad de emprender y, con ello, crear empresas mediante la cual ellos crean empleos. Al parecer este tipo de personalidad viene con el don del emprendimiento. Tal vez porque dicha personalidad está dotada genéticamente por el atributo de la ambición, la avaricia y la intrepidez. La ambición y la intrepidez moderada pueden transformarse en virtud lo que hace que un individuo se supere y mejore su situación en varios sentidos. Pero al parecer el éxito llama a tener más éxito, entonces la ambición llega a ser un problema psicológico, en tal punto que, el egocéntrico utiliza sus éxitos económicos, políticos y su estatus social con el fin de influenciar y dominar a otros individuos para que acaten sin reproche sus actividades dañinas. Uno de los medios que utiliza el egocéntrico para propagar sus ideas es actualmente, los medios de comunicación. Dado a sus ansias de gobernar al mundo, los egocéntricos se coluden con otros individuos de otras naciones que defienden los mismos principios y valores. Con el emprendimiento exitoso, ellos compran los medios de comunicación independientes, televisión, periódicos, radios, etc., y al mismo tiempo compran las voluntades de muchos incautos periodistas. A través de los medios divulgan informaciones que son afines a sus principios y valores. Dado que ellos son también los dueños de las empresas de comunicación, entonces van a optar por periodista que son pro a sus ideas, o periodistas que no tienen la capacidad de rebatir y analizar las informaciones que se transmiten. También existen aquellos que no comulguen o no estén de acuerdo con las mentiras que se transmiten en los medios, pero el trabajador es dependiente de su empleador, y el trabajador siente temor a ser despedido, ya que estas personas temen no poder solventar sus gastos familiares. De esa manera, el egocéntrico crea la dependencia económica para conseguir sus propósitos y saciar sus caprichos. La dependencia crea muchos factores externos no deseado para un sociedad, porque no permite crítica, ni análisis profundo del sistema que crea el egocéntrico. Las primeras consecuencias de la dependencia es el embrutecimiento del los miembros de un sociedad, es decir, por la falta y la tergiversación de información, la mayor parte no pueden construir sus propios razonamientos, si no que deben acatar las ideas de un puñado de egocéntricos que tienen el poder, mientras menos ilustrado sea el individuo, mas influenciable es, y defenderá con más ahínco el sistema construido por la clase dominante. Debido a su dotación genética, el egocéntrico mantendrá dominada y se beneficiara de gran parte de la riqueza de una nación, y esto provocara un déficit en los bienes de consumo para otros individuos que tienen que satisfacer sus necesidades básicas, y dichos individuos de tal nación lucharán por llevar el sustento a sus familias. Esta situación provoca la aceptación resigna al sistema. Una vez el egocéntrico se apodera y domina el sistema, los demás individuos están obligados a aceptar cualquier condición de trabajo que imponga el individuo dominante, con el fin de obtener un empleo. Las ganancias y los éxitos en los negocios, de todo tipo, del gen egocéntrico lo vuelve adicto al emprendimiento, dado que el dinero y el poder motiva y cataliza para seguir emprendiendo, de esa manera el éxito se convierte en adicción, entonces el exceso de éxito se transforma en enfermedad psicológica, luego vienen los delirios de grandeza y se juega con la intención de hacer dependiente y esclavos de los deseos de consumo a todo los seres humanos que existen en el planeta. Claro que primero se reúnen un puñado de egocéntricos exitosos, crean un país de donde quieren gobernar el mundo. Como las personas egocéntricas no conocen el balance de las cosas, no tienen el sentido común de las personas normales, ellos no pueden reconocer que su delirio de grandeza es una enfermedad que puede ser fatal para la sobrevivencia de la humanidad. Una vez que la avaricia se transforma en una enfermedad psicológica, el egocéntrico quiere propagar su imagen de mundo o “visión” a otras culturas. El sistema neo capitalista que domina el planeta en actualidad, está organizado por personas con personalidades egocéntricas que astutamente se apoderado de los medios de comunicación, para así manipular las informaciones a su gusto. En un sistema creado por egocéntricos, es muy difícil crear un balance en contra del poder y el dinero. Un gobierno podría controlarlos, pero los gobiernos también se componen por personas que están ansiosas de obtener el poder y la manera más rápida para obtener poder es aliarse con empresarios poderosos y compartir sus principios y valores. La máxima expresión, o el punto culminante de la personalidad egocéntrica es la megalomanía. Es el momento donde estos individuos se tornan extremadamente peligrosos para la humanidad. Porque esta personalidad recurre a los medios menos pensado para una mente normal, con tal de saciar sus objetivos caprichosos. El próximo blog habla de las virtudes y defectos de la personalidad humanista. Visita mi pagina:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *