El epilogo de mi ultimo libro “Los lideres aprenden a pensar luego toman decisiones eficaces y productiva”

En el epilogo de este libro voy a hacer una especie de escenario, es decir, dar una mirada hacia el futuro. Aquí relataré sobre los riesgos que tenemos que evitar, tomando decisiones eficaces y productivas, antes de que se desaten los eventos que veo venir, o si no se pueden evitar por lo menos los podemos reducir, para que el impacto no sea fatal para la humanidad. ¿Donde veo los riesgos para la humanidad? Pues el sentido común nos indica que el riesgo está en la misma condición humana, mejor dicho, en las culturas que alientan el egoísmo, el individualismo y la codicia. Así como grupos de personas padecen de enfermedades mentales, también pueden existir, una parte de una sociedad con mucho poder y recursos, que lleve ese egocentrismo al límite y provoque un evento armado a gran escala, todo esto para mostrar su poderío y satisfacer caprichos. Además este afán cumpliría con el propósito de reducir la humanidad y finalmente apoderarse de los recursos económicos de las naciones vencidas y sometidas. Esta evolución ya se encuentra vigente y ocurre cada vez que se invoca al terrorismo para invadir y militarizar a otra cultura. Esto es semejante de absurdo como en los tiempos de la edad media, donde se perseguía y se quemaban a mujeres juzgándolas de brujas para acabar con las enfermedades y males de sociedad. Las guerras limitadas que se lleva a cabo en la actualidad irán escalando con mayor intensidad, puesto que hay mucha creatividad para inventar pretextos. Sin embargo las razones más ad hoc son, porque la industrias armamentistas deben vender sus productos y las personas las compran, porque desean protegerse, ya que los medios le trasmite el inminente peligro que existe en el entorno. Además hay sociedades que inculcan el temor y la desconfianza. Demás está decir que existen también personas que se siente atraídas por las armas porque le da un sentido y posición de poder. Ahora, hay un nuevo factor llamado consumismo el que seduce y, la mente humana no se resiste al mismo; éste seguirá en aumento por un tiempo relativamente largo. Hasta que alguien tome conciencia que el consumismo está asociado con el estrés, la codicia, que perjudica el medio ambiente y a la calidad de vida. El armamentismo, el consumismo y obrar solo por el interés propio son variables que se potencian, por ello que se seguirán creando armas de destrucción masiva, para poder aniquilar al enemigo que no profesa con la personalidad egocéntrica. Como la humanidad aumenta y los recursos se hacen más escasos por diferentes razones, habrán cultura que se creen superiores que se adueñarán de esos recursos naturales, como los hidrocarburos, el agua, tierras fértiles, etc. Puesto que las armas de destrucción masiva se produce para ese propósito. Por lo tanto, para frenar un expansionismo tan potente como el que acabo de relatar, surgirán nuevas fuerzas que tratará poner freno al egoísmo desenfrenado, es decir una fuerza de contrapeso. Esta situación se va dar, por el mismo hecho de la dualidad de la condición humana, la que obliga que haya un balance de fuerzas, para que la humanidad no se autodestruya del todo. Por ese motivo, una nueva guerra fría va a ser inevitable. Pero esta será diferente a la anterior, dado al conocimiento de las personas y la capacidad existente de informar. Por otra parte, fuera del riesgo de una guerra a gran escala, están los desastres naturales que cobran miles de vidas y dejan empobrecidas a personas que ya son vulnerables. Los desastres naturales serán más frecuentes por el calentamiento global del planeta. Estos ya están creando problemas tantos en las naciones vulnerables como en los países más ricos del hemisferio norte, donde los fenómenos naturales se han hecho más frecuentes. Este fenómeno hará que muchas personas emigren de las naciones más perjudicadas por las guerras, desastres naturales y el crimen organizado a otras naciones más pacíficas y pudientes en recurso. El tercer problema es el crimen organizado, que también está estrechamente relacionado con la codicia y el egoísmo, esta organización seguirá enriqueciéndose, y con el tiempo será tal su poderío que subyugara a culturas debilitadas por guerras civiles y por el cao. Seguirán habiendo naciones adinerada que seleccionaran reclutarán a mentes criminales sádicas y a personas sin empleos para convertirlos Mercenarios que asesinaran a personas que no estén de acuerdo con los actos expansionistas de los egocéntricos. Para este gran desafío la humanidad necesitan líderes que, primero tomen conciencia de los engaños y los trucos que inventa la mente egocéntrica, luego el desafío de ponerle límite a sus codicias adictas. El peor escenario va ser si las culturas se someten voluntariamente a los caprichos de las mentes egocéntricas. Si los líderes no tienen la capacidad de crear una fuerza para hacer un contrapeso, poniendo freno al desenfreno de las mentes egocéntricas. La humanidad ya no encontrará la paz en ningún sitio de este planeta. Salvo que la misma naturaleza ponga el equilibrio mediante desastres naturales.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *