Contenido central del libro “Forjar Líderes desde la Infancia”

La hipótesis del autor es que el objetivo cardinal de “forjar líderes desde la Infancia” se comienza a gestar desde la concepción del individuo. La crianza de un infante está a cargo del último eslabón de una pequeña organización llamada familia. Esta micro organización se compone de dos personas, hombre y mujer que tiene la misión de criar un niño durante la dependencia, es decir, durante las 5 etapas psicosociales, conforme a E. Erikson.

Según éste gran investigador del desarrollo, en cada etapa existe una crisis que el niño tiene que vencer, con la ayuda de su entorno social. Al final de cada proceso, si la microempresa tiene éxito en el emprendimiento de criar un niño saludable, el niño logrará un equilibrio entre dos resultados que oscilan entre dos polos, ejemplo: confianza y desconfianza, en cada etapa exitosa, el niño saludable obtendrá una virtud, es decir, su personalidad será fortalecida y estará preparada para afrontar el próximo desafío, y así sucesivamente, hasta lograr la identidad positiva. Este primer objetivo implica que los cuidadores lograron gran parte de su misión, esto se manifiesta en que el niño logra por sí mismo un autocontrol, además construye un autoconcepto que define claramente sus motivaciones e intereses.

Los medios con los cuales esta microempresa familiar logra este primer objetivo son: que, gracias a su capacidad socioeconómica, crearon un ambiente propicio para el niño; para crear este entorno favorable, los gestores del emprendimiento tuvieron un ingreso constante que le permite vivir en un ambiente social satisfactorio para el desarrollo del niño.

 

Sin embargo, no debemos olvidarnos que está micro organización está inmerso en una cultura, ya sea individualista o colectivista. La misión de la micro empresa será la misma, “formar un niño psicológicamente saludable” para proveer a la sociedad de un capital humano socialmente competente. Por lo tanto, se supone también que la cultura de esa sociedad intervino en la crianza de ese niño con comportamiento virtuoso; ya sea  impartiendo valores positivos que fueron absorbido e interiorizado por los padres, luego transferido al niño. Pero también, el adolescente absorbe nuevos valores de su entorno, ya sean de profesores o de sus pares. Formando así su propio sistemas de valores que lo encauzará  a ganarse la vida cuando éste sea adulto.

Ahora, los elementos para su sistema de valores los obtendrá, ya sea, en una cultura individualista o una colectivista, dependiendo dónde el niño se encuentre inserto. En el caso que el niño viva en una sociedad individualista, estará interesado en absorber valores como la libertad, autonomía, logros y metas individuales, etc. En el caso que el niño se haya desarrollado en cultura colectivista estará mas interesado en los objetivos de su grupo, absorbiendo elementos para su sistema de valores tales como la cooperación y la fidelidad con el grupo, la participación en las decisiones, etc. Por lo tanto, depende en cuál de los dos tipos de cultura se desarrolle el niño, también tendrá distinta visión del mundo. El niño se conducirá conforme a su visión que tiene del mundo.

Según el autor de este libro, el bienestar que es un estado de satisfacción psicológico, se debe a variables que se combinan, y que al mismo tiempo interactúan y se retroalimentan una a otra, es decir, las variables como la cultura exitosa, el sistema constituidos por valores y el bienestar económico son interdependiente. No es el caso, como se estudia en las aulas de economía, que una variable depende de otra, o el estudio causal.

Las variables en este enfoque interactúan y se influyen una a otra, y depende de la forma en que se lleven a cabo las acciones pueden tener resultados favorables o desfavorables. Es decir, las acciones pueden conducirnos a un círculo virtuoso, y las decisiones erróneas puede conducirnos, en el peor de los caso, a un espiral vicioso. Tal como puede ocurrir cuando un jefe de hogar pierde su empleo, esto puede producir estrés y ansiedad, a la vez puede conducir soledad, la soledad  a depresión, ésta última puede conducir al alcoholismo o consumo de drogas, etc.; un verdadero infierno que se retroalimenta.

Las culturas exitosas proveen y pone a disposición para el individuo, los valores necesarios para su mejor desarrollo; si el individuo elige los elementos o valores mas acertados, seguramente el individuo logrará el bienestar, de ese modo también hará un aporte para su cultura que permanecerá exitosa, dado que esos valores son cimientos sólidos que se sustentará por varias generaciones.

Ahora, el bienestar, retroalimenta de nuevo a la cultura exitosa, ya que si la elección de valores por el individuo no conduce al buen estado psicológico, “bienestar”, no sería una retroalimentación favorable, y  ese hecho no conduce a una cultura exitosa. En este caso los individuos de una cultura determinada tienen que cambiar los valores que redirigirán su conducta, es posible que eso valores ya están obsoletos y los individuos de esa cultura deben cambiar los elementos valorados, hasta ahora, por su cultura. Esto es posible, dado  que las situaciones y las preferencias son dinámicas, por lo tanto, tanto los intereses como las motivaciones de los individuos deberían ajustarse al dinamismo de las cosas.

Ahora, como interactúan y se retroalimentan los miembros de una cultura, en una determinada circunstancia, para construir una nueva situación. ¿Que se necesita para que un individuo sobresalga dentro de un grupo? ¿Como influye la cultura y el poder en el liderazgo? ¿Que medida se puede tomar si el desarrollo psicosocial fue fallido? ¿Puede compensarse un desarrollo fallido con medidas resilientes? Y finalmente existe una relación entre capitalismo, libre mercado y cultura individualista?

Estos temas e interrogantes serán la materia de este libro.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *